Olas en Santander

Vaya olas hubo antes de ayer en Santander, con lo que es. Hacía bastante que no veía una cosa así, al menos en verano (supongo que en invierno la cosa cambiará). El día amaneció bastante cubierto, pero como no llovía y hacía un poco de viento dije: “A la playa, probemos suerte”. Y ciertamente la tuve, porque no me llovió durante toda la mañana…

El mar tenía olas bastante impresionantes (para mi, que tengo experiencia santanderina y ya en esto del mar) y enseguida cambiaron la bandera y pusieron la inédita amarilla. Así que yo, como humilde e inexperto practicante/amante del bodyboard, me lancé al mar enseguida.

No sé cuánto me tiré ahí, pero me pasé un buen rato. Las olas tenían bastante fuerza, y como cogieras una mal o tarde, acababas fuera de la tabla girando, centrifugado, agitado y además revuelto…Vamos, que tardabas un rato en salir del agua. El problema que tenía es que una vez que te acercabas un poco a la orilla, volver a la zona donde había olas era difícil, y te tragabas unas cuantas hasta llegar allí (me sumergía unos segundos y hacía fuerza a ver si no me empujaban mucho, y sí, lo hacían)

Eso sí , las sensaciones son indescriptibles. Cuando crees que una ola te va a romper en la cara, que de repente se alza delante tuyo, bastante más alta que tú y se dispone a romper, te quedas completamente en blanco, no piensas en nada más que en la ola que tienes delante (woo…ola bonita….). Y cuando coges una en el momento idóneo de tal forma que te alza, miras para abajo y ves a la gente más pequeña y alejada, y luego, la caída, descendiendo por la ola a gran velocidad, mientras la tabla te tiembla y no ves casi nada. Impresionante.

He de decir que tampoco eran olas muy “aprovechables” porque rompían a la vez en todos los lados y no podías cogerlas lateralmente, cosa que también notaron los surfers que empezaron a salir de todas partes (pobres…). Por la tarde se calmó un poco, y si mirabas al mar veía un montón de gente de negro y nadie más, los surfers con trajes de neopreno.

A ver si hay más días así y consiguiera alguna foto para ilustrar todo esto…

~ por keiboll en 7 agosto 2007.

5 comentarios to “Olas en Santander”

  1. mmmm surferos… xD

  2. Estuvo mi tía en Santander y también me lo comentó! Dijo que no recordaba unas olas así en Santander, y que estaba lleno de surferos. Jeje, como te lo pasas! Pues ojalá te siga siendo el mar favorable para que puedas seguir con el bodyboard!

    Saludos!

  3. Vaya, con las olas. Pues yo no estoy yendo a la playa ni a la pisci, ni voy a ir. Porque a mi familia le da igual, no tenemos tiempo, y nadie lo dice, ni les hace mucha ilusión, pues vaya, que no voy ni un día. Yo solo voy de vacaciones a Barcelona unos días, porque no puedo dejar a mis perros solos unos cuantos días. Cada verano menos movido. Y encima luego. ¡A estudiar! Veo que mis “vacas” son mas aburridas que las tuyas.
    Disfruta, que te vaya bien😉

  4. Hombre de Dios, decir que aquí no hay olas… hombre, no somos Hawaii, pero tampoco vamos mal servidos😉

  5. Ya bueno, en invierno será otra cosa, pero en verano…olas, lo que se dice olas, no suele haber. De ahí que me sorprendiera tanto un día así…
    Y aún así, los que somos de ciudad sin mar tenemos derecho a dejarnos impresionar, Hmph!🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: